Parques de Barcelona con encanto

Si hay un color que destaca en Barcelona es el verde. Se trata de una de las ciudades de Europa con mayor número de parques y espacios al aire libre, ideales para disfrutar en pareja o con toda la familia. Además se tratarse de un reclamo turístico, estos espacios verdes permiten al visitante descansar y desconectar del bullicio de la ciudad, cobrando especial protagonismo con la llegada del buen tiempo. ¿Quieres conocer algunos de los parques de Barcelona con más encanto? Te deleitamos con una pequeña selección.

Parque Güell de Antoni Gaudí

Si hay un parque que sobresale por encima del resto es el Parque Güell de Barcelona. Declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1984, se ha convertido en uno de los principales puntos de interés de la ciudad. El conocido político Antoni Güell fue su gran impulsor y encargo al arquitecto Antoni Gaudí la creación de esta obra maestra. Comenzó a construirse en el año 1900 pero no fue hasta el año 1926 que se abrió finalmente al público. Desde entonces no ha tenido rival. La espectacular escenografía de cada uno de sus rincones impresiona a cualquiera. La conocida Escalinata del Dragón, el Pórtico de la lavandera o la Sala Hipóstila solo son algunas de las maravillas que podrás encontrar. Ya lo decía el propio Gaudí, “la belleza es el resplandor de la verdad y como que el arte es belleza, sin verdad no hay arte”.

Parque de Cervantes

Historia y diseño, dos palabras que definen a la perfección al Parque de Cervantes. Situado en el barrio de Pedralbes, es un espléndido y tranquilo espacio al aire libre con grandes zonas verdes y ofrece un sinfín de colores. La rosaleda del parque se ha convertido en uno de sus principales reclamos. Desde el año 2001, acoge anualmente un concurso internacional de rosas, lo que ha supuesto un gran escaparate turístico. Su enorme biodiversidad también es uno de sus grandes reclamos. A su vez, ofrece amplios espacios para practicar todo tipo de deportes. El diseño del recinto permite al visitante contemplar no solo a la rosaleda, sino también las estupendas vistas sobre la ciudad. A pesar de no encontrarse en el centro de Barcelona, en primavera y verano suele ser frecuentado por los barceloneses para aprovechar la zona de pícnic sombreada. Merece la pena su visita.

Parque de la Ciutadella

Pocos parques de Barcelona pueden presumir de tener en su interior un zoológico y un invernadero como el Parque de la Ciudatella. Todo un museo al aire libre. Diseñado específicamente como un parque público a finales del siglo XIX, acoge numerosas actividades lúdicas y culturales a lo largo del año, además de ser la sede del Parlament de Catalunya. El propio Josep Fontserè, encargado del proyecto, llegó a decir: “los jardines son a la ciudad lo que los pulmones al cuerpo humano”. Cuánta razón. También está considerado como uno de los parques más románticos de la ciudad. Es posible disfrutar desde un agradable paseo en barca por el pequeño lago que alberga, hasta descansar sobre los verdes espacios que lo componen. No te puedes perder la copia de la preciosa escultura de Josep Llimona, “El desconsuelo”, además de la escultura de un gran mamut de lo más fotogénico.

Parque de Diagonal Mar

Uno de los parques más originales de Barcelona es el Parque de Diagonal Mar, también conocido como el Parque de los Toboganes Gigantes. Un espacio original y moderno a pocos pasos de la playa. ¿Qué más se puede pedir? Es el segundo parque más grande de la ciudad, además de un enorme espacio al aire libre ideal para toda la familia. El arquitecto Enric Miralles diseño este lugar como si se tratara de un espacio compuesto por pantanales. Una imagen que se hizo patente con la construcción de diversas unidades compuestas por grandes lagos y colinas verdes. En una de estas colinas se puede disfrutar de toboganes gigantes que harán las delicias de los más pequeños. Pero son sus grandes estructuras metálicas las que adquieren mayor protagonismo. Bajan como pequeños surtidores que se alimentan del agua del lago. Como si de una montaña rusa de tratara. Pura fantasía.

Parque del Turó de la Peira

A 140 metro de altitud se encuentra el Parque del Turó de la Peira. Es, posiblemente, uno de los mejores miradores de la ciudad. Su privilegiada situación nos permite contemplar Barcelona en 360º, con vistas tanto de Collserola como del mar. Todo un lujo. La colina sobre la que se asienta, “turó” en catalán, le da nombre desde que se inauguró en el año 1936. 8 hectáreas de terreno con una gran biodiversidad formada por pinos, olivos y numerosos arbustos y jardines que no te dejarán indiferente. También es el lugar perfecto para despejar la mente con diversos senderos que recorren el parque hasta llegar a la cruz, situada en la parte más alta de la colina. Uno de los grandes pulmones de Barcelona.

Descubre estos parques y otros rincones con encanto de Barcelona desde Evenia Hotels. ¡Te encantará!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *